LESIONES Y ENFERMEDADES

  1. Home
  2. Dolencia
  3. Artrosis

Búsqueda de Lesiones y Enfermedades:

RESERVA TU HORA ONLINE

Campo obligatorio

Tu hora fue agendada con éxito


Nos comunicaremos a la brevedad para coordinar día y hora.

*Horarios de atención: 8 a 18 hrs de
Lunes a Viernes.

¡Upps ocurrió un error de comunicación!

NUESTROS ESPECIALISTAS

Fisiatría, Medicina Física y Rehabilitación

Dr. José Estay

Neurocirugía, especialidad en Columna

Dr. Pablo Holmgren

Kinesiología Regenerativa

Patricio Lira Asta-Buruaga

Síntomas  I CausasFactores de riesgosTratamientosRecuperación

Artrosis

¿Qué es la Artrosis?

La artrosis es una enfermedad de las articulaciones, que comienza con una lesión del cartílago y avanza generando daño en toda la articulación, el cual se manifiesta de distintas formas, como dolor, rigidez y pérdida de función. Es una patología muy frecuente en la tercera edad, afectando a más del 80% de los mayores de 60 años, sin embargo, también puede aparecer en jóvenes con factores de riesgo.


El cartílago es un tejido liso y lubricado que recubre los huesos para permitir que el movimiento sea suave y sin roce, ya que la textura de los huesos es rugosa y porosa (como un pedazo de madera o una piedra pome). Cuando el cartílago se daña, se genera fricción durante el movimiento, lo cual produce inflamación y cambios articulares, con mayor daño y pérdida progresiva del cartílago, deterioro de otras estructuras (meniscos, cápsula y ligamentos), inflamación y edema del hueso, deformidades, menor movilidad, dolor y una pérdida paulatina de la función de la articulación, afectando, además, la calidad de vida de las personas.

Si bien la artrosis es una enfermedad degenerativa que puede afectar cualquier articulación, se produce con mayor frecuencia la artrosis de rodilla, artrosis de cadera, artrosis de manos y artrosis de columna.

¿Cuáles son los síntomas de la Artrosis?

Los síntomas de la artrosis se van manifestando progresivamente durante el tiempo, especialmente después de los 60 años. 

  • Dolor en las articulaciones, que al principio aparece durante o después de alguna actividad física, pero después puede ser permanente.
  • Rigidez y pérdida de flexibilidad.
  • Pérdida de movilidad.
  • Crujidoque aparece durante el movimiento, como una sensación de un roce áspero en las articulaciones.
  • Aparición de prominencias en los huesos alrededor de la articulación (osteofitos).

¿Cuáles son las causas de la Artrosis?

La artrosis se puede producir por cualquier alteración que produzca una sobrecarga o mal funcionamiento de una articulación, como la obesidad, lesiones previas y problemas de alineamiento, aunque también puede aparecer sin causas específicas. 

En general, las personas mayores sufren de artrosis producto del envejecimiento y el deterioro gradual de las estructuras óseas y los tejidos de soporte de las articulaciones, la falta de actividad física, el sedentarismo, la obesidad y una mala alimentación.

Como señala el Dr. José Estay al ser una condición degenerativa, la artrosis suele empeorar lentamente con con los años, ocasionando que las actividades de la vida diaria sean cada vez más complicadas de realizar. No obstante, sus síntomas podrían disminuir con una serie de procedimientos para controlar el dolor y mejorar las condiciones generales de la articulación, antes de considerar la cirugía.

Cómo tratar la artrosis sin cirugía

¿Cuáles son los Factores de Riesgo de la Artrosis.

  • Tercera edad.
  • Las mujeres son tres veces más propensas a sufrir artrosis que los hombres, especialmente después de la menopausia.
  • Obesidad.
  • Poca actividad física y ejercicio durante la juventud y etapa adulta.  
  • Lesiones articulares en el pasado.
  • Deformidades y mal alineamiento de los huesos.
  • Ciertas ocupaciones que requieren movimientos repetitivos y estrés en las articulaciones.

¿Cuáles son los tratamientos para la Artrosis?

Los tratamientos para la artrosis comienzan con medidas generales, como frío local, medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, control del peso y actividad física. 

Además, actualmente se pueden utilizar Tratamientos Regenerativos, que utilizan los mecanismos biológicos reparativos propios del organismo para controlar la inflamación, restaurar la función y la estructura, convirtiéndose en alternativas muy seguras y eficaces. 

Por último, pueden realizarse cirugías de reemplazo articular, en las cuales se implanta una prótesis metálica en la articulación afectada.

→ Tratamientos Regenerativos de Clínica Cellus

Nuestros tratamientos regenerativos personalizados, desarrollados a partir de las células y tejidos propios de cada paciente, sin utilizar  otros elementos elementos ni derivados animales, buscan recuperar la estructura y función normal de la articulación, o controlar los desagradables síntomas de forma segura y eficaz. De esta forma, conseguimos disminuir el dolor, mejorar la movilidad y restaurar una función lo más normal posible, mejorando la calidad de vida del paciente.

La elección del tratamiento regenerativo personalizado se fundamenta en una evaluación cuidadosa de la condición de cada paciente, definiendo la gravedad de su lesión actual, identificando factores de riesgo que puedan contribuir al desarrollo o empeoramiento de la lesión y definiendo así un potencial de recuperación.

→ Tratamientos en un Día:

Son tratamientos regenerativos donde todo se realiza el mismo día, es decir, la toma de muestra, la preparación del producto celular y su infiltración. 

Plasma Rico en Plaquetas (PRP)para producir este tratamiento, es necesaria solo una muestra de sangre del paciente, desde donde se obtiene un concentrado de plaquetas que luego se infiltra dentro de la articulación o en la estructura lesionada. Las plaquetas son las células del cuerpo que primero responden frente a un daño y secretan una serie de Factores de Crecimiento, que estimulan mecanismos regenerativos para controlar el daño dentro de la articulación.

Suero Rico en Factores de Crecimiento (SRF): es similar al PRP, pero se eliminan las plaquetas y otros elementos de la coagulación, obteniendo un concentrado solo de Factores de Crecimiento, sin células. Esto nos permite mezclarlo de forma segura con Ácido Hialurónico, que es una sustancia viscosa que actúa como un lubricante articular. Este tratamiento es eficaz para tratar artrosis avanzada de rodilla, donde no es posible restaurar una estructura y función normales, por lo cual buscamos mejorar el dolor, rigidez, función y calidad de vida. Además, podemos diseñar programas personalizados de rehabilitación regenerativa, con infiltración de SRF + Ácido Hialurónico, kinesiología para corregir alteraciones biomecánicas y bloqueos nerviosos para controlar aún más el dolor.

Fracción Vascular Estromal (FVE):  tratamiento de mayor complejidad que el PRP y el SRF. Se produce a partir de una pequeña muestra de grasa obtenida a través de una mini-liposucción mínimamente invasiva, ambulatoria y realizada con anestesia local, que no suele demorar más de 30 minutos. En nuestro laboratorio procesamos esta muestra de grasa y obtenemos un concentrado de células, dentro de las cuales hay un 10% de Células Madre Mesenquimales y 90% de otro tipo de células, como pericitos, células endoteliales y células T reguladoras, que ayudan a controlar la respuesta inflamatoria, entre otras. 

Posteriormente, este concentrado de células se infiltra dentro de la articulación, pudiendo mezclarse con ácido hialurónico, controlando la inflamación crónica presente dentro de la rodilla y estimulando a las células del cartílago (condrocitos) para producir más cartílago.

→ Tratamientos con multiplicación, uno a dos meses:

Células Madre Mesenquimales Autólogas, Expandidas, Adultas, derivadas de Tejido Adiposo (ad-MSC): este tratamiento tiene el mismo origen que la FVE, con la diferencia que las células madre mesenquimales se aíslan del resto de las células y se multiplican en condiciones controladas. 

Las condiciones que otorga el laboratorio son clave en el proceso, ya que la forma en la cual se multipliquen las células afectará directamente la calidad del producto y, por lo tanto, la eficacia del tratamiento. En Cellus cuidamos especialmente que las células de nuestros pacientes cuenten con las mejores condiciones para crecer, por lo cual controlamos las condiciones de oxígeno para asemejar el organismo; no utilizamos ningún derivado animal en el proceso de multiplicación (es frecuente el uso de Suero Fetal Bovino) y utilizamos métodos especiales de cultivo que nos permiten obtener grandes números de células en poco tiempo.

Una vez que finaliza el proceso de multiplicación, las células son criopreservadas y sometidas a pruebas de control de calidad, para asegurar que están libres de cualquier contaminante (virus, bacterias, toxinas, etc.) y para contarlas, lo cual es trascendental, ya que el efecto del tratamiento depende del número de células administradas.

→ Tratamientos Generales no Invasivos:

  • Uso de frío local.
  • Medicamentos para el dolor como el paracetamol, antiinflamatorios y opioides.
  • Medicamentos para proteger el deterioro del cartílago que contengan colágeno hidrolizado, condroitín sulfato y glucosamina.
  • Infiltraciones con corticoides.
  • Infiltraciones con ácido hialurónico (viscosuplementación).
  • Bajar de peso y ejercicio.

→ Cirugía:

La cirugía de recambio articular consisten en sacar todas las superficies articulares de los huesos y del cartílago de la articulación afectada, para implantar una prótesis metálica. De esta forma, el paciente recupera el movimiento con mayor facilidad, como así también hay una notable mejora en la estructura de la articulación. Es importante considerar que estas cirugías son complejas, invasivas, costosas y pueden traer algunas complicaciones a largo plazo, pero son una excelente solución en casos de artrosis avanzada en las cuales se han agotado todas las demás alternativas de tratamiento.

¿Cuál es el tiempo de recuperación de la Artrosis?

El tiempo de recuperación depende de la severidad de la artrosis y del tratamiento efectuado.

En el caso de los Tratamientos Regenerativos,son mínimamente invasivos y la recuperación comienza inmediatamente después de la infiltración, ya que son las células propias del organismo las que inician el proceso de regeneración articular. Inicialmente, se produce una respuesta inflamatoria controlada, propia de los mecanismos de reparación del organismo, que algunas veces puede generar un ligero empeoramiento de los síntomas los primeros 3-4 días después de la infiltración, pero que cede rápidamente. 

El mayor efecto de estos tratamientos se alcanza a los 3 meses después de la infiltración, pero la mejoría de los síntomas comienza mucho antes, consiguiendo rápidamente una reducción del dolor, para que así la persona pueda hacer una kinesiología personalizada más rápida y efectiva.

En el caso de las Cirugías de Reemplazo Articular (Prótesis), el proceso de implantación de la prótesis genera daño en la articulación, ya que es necesario cortar y extirpar el hueso y cartílago dañado, además de asegurar una correcta colocación de la prótesis con cemento, clavos y/o tornillos. Es necesario el tratamiento con medicamentos para controlar el dolor. Sin embargo, hoy en día se utilizan protocolos de rehabilitación cada vez más rápidos, lo que acelera los procesos de recuperación, poniendo a los pacientes de pie incluso al día siguiente de la cirugía. Puede considerarse un plazo razonable de 4 meses para que el paciente retorne a sus actividades habituales.

→ Kinesiología:

Posterior a la aplicación de un tratamiento regenerativo, la kinesiología es fundamental para el paciente, ya que se produce un leve proceso inflamatorio que se controla con diferentes técnicas kinésicas. Además, la kinesiología es clave para recuperar la fuerza, movilidad y equilibrio que se han perdido en el tiempo.  Por esta razón, el paciente debiera comenzar con un tratamiento kinésico después de las 24 a 48 horas post infiltración, tratamiento que puede durar entre 4 a 6 semanas. 

→ Reintegro Deportivo:

En pacientes que realizan un alto nivel de actividad física, el reintegro deportivo comienza una vez superada la etapa kinésica y el dolor ha desaparecido. En esta fase de la rehabilitación, lo más importante es volver a generar confianza en el deporte, realizar ejercicios y movimientos acordes a la actividad para mejorar la técnica y el paciente pueda volver en las mejores condiciones a su deporte. 

¿Cómo se puede prevenir la Artrosis?

Es importante considerar que la artrosis, sobre todo de rodilla y columna, es extremadamente frecuente. Se calcula que un 80% de las personas mayores de 60 años tiene algún grado de artrosis de rodilla, por lo cual estamos bastante predispuestos a desarrollar esta patología.

Para prevenir la artrosis, es fundamental controlar la sobrecarga de las articulaciones. Debe mantenerse un adecuado control del peso corporal a través de un alimentación sana y actividad física regular; debe mantenerse una musculatura fuerte y competente, que permita movilizar y estabilizar las articulaciones con facilidad y deben corregirse aquellas alteraciones que estén generando lesiones en las articulaciones, como los problemas de alineamiento, para lo cual la cirugía puede tener incluso un rol preventivo en el desarrollo de artrosis.

Síntomas  I CausasFactores de riesgosTratamientosRecuperación

#Blog Clínica Cellus

Artrosis de Cadera: Tres síntomas a tomar en cuenta
Leer
Artrosis de Rodilla: Cómo se diagnostica y por qué es importante un buen diagnóstico
Leer
¿Qué se debe tomar en cuenta al optar por un tratamiento regenerativo para la artrosis de rodilla?
Leer
¿Por qué es importante retrasar la cirugía de prótesis por artrosis?
Leer
CELLUS Biofactory obtiene certificación de calidad internacional ISO 9001:2015
Leer
Los Mitos y Realidades de la Biomedicina
Leer