1. Home
  2. Blog
  3. Artrosis de Rodilla: Cómo se diagnostica y por qué es importante un buen diagnóstico

julio 29, 2019

Artrosis de Rodilla: Cómo se diagnostica y por qué es importante un buen diagnóstico

Un buen diagnóstico para determinar si hay o no artrosis de rodilla es clave para poder seguir un tratamiento más idóneo a las necesidades del paciente. Para eso existen dos normas básicas: el diagnóstico clínico y el radiológico.

+Ver más información sobre tratamientos para artrosis

El diagnóstico clínico es el que realiza el médico en la consulta, donde evalúa la rodilla del paciente, le hace algunas preguntas para entender las magnitudes de la molestia y realiza movimientos dirigidos que permitirán saber en qué niveles hay molestia.

El mejor complemento para el diagnóstico clínico será el diagnóstico radiológico, el que puede ser a través de radiografía, resonancia nuclear magnética o un escáner, aunque es la radiografía la que más se usa y que mejor permite ver el grado de artrosis.

Con las imágenes radiológicas el médico podrá tener una idea más precisa del grado de artrosis que existe, ya que se puede ver en qué estado está el hueso y el cartílago. Es así como la artrosis de rodilla puede ir desde el grado 1, donde no se ven cambios muy evidentes, hasta el grado 4, donde hay cambios muy evidentes, es decir, la articulación ya se ve deformada y la persona puede tener problemas de alineamiento y desviaciones en la rodilla, entre otros.

+Ver cuáles son los grados de la artrosis de rodilla

Eso sí, es importante dejar en claro que no siempre el grado o la intensidad del dolor se relaciona a la gravedad de la artrosis en la radiografía, ya que a veces puede ocurrir que el paciente tiene artrosis de rodilla muy avanzada en la radiografía, pero con poco o nada de dolor. Por lo mismo, es fundamental que el especialista sea experto en artrosis de rodilla, para poder hacer el diagnóstico más preciso posible.

Reserva de horas